dimarts, 16 de maig de 2017

I Torneo Duque de Alba (Madrid, enero de 1946), victoria del Doctor Ramón Rey Ardid

Este noble español, también mecenas y político, fue la dignidad nobiliaria más importante de España. Poseía una fortuna inmensa y, como leo en Wikipedia, ostentaba una multitud de títulos nobiliarios: “Cinco veces duque, veintisiete veces marqués, nueve veces conde, vizconde, conde-duque, condestable, barón y señor, además de ser quince veces Grande de España, la más importante dignidad nobiliaria del reino”. Y, según se desprende, también estuvo interesado en el Ajedrez, además de promover el estudio de la historia de la Casa de Alba y de sus colecciones de arte.
Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó, XVII Duque de Alba de Tormes
Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó
(Madrid: 17 octubre 1878 - Lausana, Suiza: 24 septiembre 1953)
XVII Duque de Alba de Tormes

(Fuente: scalaregia.blogspot.com)


Bajo su auspicio se jugó en una de sus propiedades este torneo que llevaba su nombre. Se contó con cuatro de los mejores jugadores españoles de aquella época, todos ellos campeones de España, y del jovencito Arturito Pomar -que lo obtendría dentro del mismo año 1946, en el Casino del Sardinero, en Santander (Ver este otro artículo)- y que unas semanas más tarde debía participar en el Torneo de Londres, donde obtuvo una brillante actuación.

Veamos unas caricaturas y dibujos de todos ellos…

Caricaturas de ajedrecistas españoles
José Sanz Aguado, Arturito Pomar, Dr. Ramón Rey
Ardid, Antonio Medina García y Manuel Golmayo

(Fotos: Archivo)

Y ahora unas imágenes de los mismos…

Fotos de ajedrecistas españoles
José Sanz Aguado, Arturito Pomar, Dr. Ramón Rey
Ardid, Antonio Medina García y Manuel Golmayo

(Fotos: Archivo)


Salvo las noticias que se produjeron antes del torneo y durante el mismo en El Mundo Deportivo y otras pocas en ABC, casi nada se escribió sobre el mismo, a excepción de un buen artículo en Ajedrez Español nº 49, de enero de 1946, firmado por el que dos años más tarde sería campeón de España, en Murcia, Francisco José Pérez. En él se encuentran cinco de las diez partidas que se jugaron, que he incluido en el pgn adjunto, además de otras dos de las diversas que aparecieron en El Mundo Deportivo y que no figuraban en Ajedrez Español. No he podido localizar las otras tres: dos de Sanz, contra Pomar y Golmayo, así como la de este último contra Rey Ardid, a pesar que he consultado todo lo que tenía en mis manos.


El 4 de enero de 1946, en la página que sobre ajedrez escribía todos los viernes en Mundo Deportivo, su cronista Ricard Guinart Cavallé, ya anunciaba el evento.

Recorte de Mundo Deportivo, 4 de enero de 1946
Mundo Deportivo, 4 de enero de 1946


Clasificación final del I Torneo Duque de Alba 1946 según orden de sorteo inicial
Clasificación final según orden de sorteo inicial


Clasificación final del I Torneo Duque de Alba 1946 según puntuación
Clasificación final según puntuación


Ahí tenemos los emparejamientos de cada una de las rondas, si nos basamos en el orden del sorteo que figura en el cuadro publicado por F. J. Pérez en Ajedrez Español. Resulta extraña esta cuestión puesto que las noticias que aparecían tanto en ABC y Mundo Deportivo no coincidían. Anoto un fragmento de Mundo Deportivo donde se indican los resultados de las dos últimas rondas… que no coinciden con los emparejamientos que siguen, puesto que se deduce que las dos últimas rondas fueron:

4ª ronda: Rey-Medina y Golmayo-Pomar (descansó Sanz)
5ª ronda: Pomar-Sanz y Medina-Golmayo (descansó Rey)


Recorte de Mundo Deportivo, 9 de enero de 1946
Mundo Deportivo, 9 de enero de 1946


Cuadro de rondas con sus resultados del I Torneo Duque de Alba 1946
Cuadro de rondas con sus resultados


Otro enigma sobre este caso se desprende de unos comentarios realizados por Antonio Medina en Mundo Deportivo cuando, entre otras cosas, comenta lo siguiente sobre su partida contra el Dr. Rey Ardid: 

“Esta partida se avanzó y se jugó el día 5 de enero, por la mañana, en la residencia de la duquesa de Santoña, puesto que yo ya tenía el billete de regreso para las 20 horas.”



Así pues, si esta fue la última partida que disputó Medina, debía ser la de la 5ª ronda, con lo que el cuadro de emparejamientos de Ajedrez Español sería el correcto y no lo serían los que figuran en la crónica de la agencia Alfil, del 9 de enero de 1946, que hemos visto hace unos momentos. ¿Existió un cambio en el orden de las rondas o del sorteo inicial para favorecer la salida de Medina? Sí, lo he comprobado. Y Medina lo explica en un artículo publicado en Mundo Deportivo del 11 de enero, donde manifiesta lo siguiente:


“Después de varias incidencias, una de las cuales fue mi retraso en llegar a Madrid, motivado por dificultades en coordinar el viaje tras reciente indisposición y que los organizadores subsanaron amablemente, el torneo de referencia, de carácter extraoficial, dio comienzo el día 2 del corriente, con el aliciente de reunir con el homenajeado (*) tres ex campeones de España y el que suscribe.”



“El orden del sorteo fue en principio (el mismo día 2 por la tarde, que yo aún no había llegado): Pomar, Sanz, Golmayo y Dr. Rey. Al ver solventadas las dificultades creadas por mi citado retraso se me aplicó el núm. 1, ya que así me tocaba descansar en la primera ronda (**).”



(*) El homenajeado era Arturito Pomar. Medina cuenta también algo al respecto:

“Con el objeto de festejar al joven prodigio español Arturito Pomar por su invitación para concurrir al próximo Torneo Internacional de Londres, el nobilísimo Sr. Duque de Alba, que siente por el niño profunda admiración, vivo aprecio y afecto, decidió regalarle 25 libras esterlinas para sus gastos en aquella capital, y bajo este plan surgió la idea de enmarcar el obsequio con la celebración de un corto torneo en la aristocrática residencia del ilustre prócer que contribuiría, además, a aumentar su entrenamiento; pues no hay que olvidar que en Londres habrá de enfrentarse con destacados maestros extranjeros (como el Dr. Euwe, Denker, Tartakower, A. Steiner, etc.) y que el mundo ajedrecista que ya tiene noticia de la notabilidad española, está pendiente de su futura actuación frente a los ases internacionales”.



(**) Está establecido que en los emparejamientos de un número impar de jugadores siempre debe descansar en la primera ronda el número 1 de sorteo.


Esto valida los cuadros de resultados que figuran más arriba, pero aún sigue sin estar claro si se jugaron dos rondas el mismo día. Me explicaré: Medina jugó su primera partida el día 3 -el día 2 aún no estaba en Madrid- y regresó el día 5 a las 20 horas. Por tanto, son tres fechas y debió jugar cuatro partidas. De ahí que pienso que hubo un día en que se jugaron partidas mañana y tarde. He anotado que fue el día 4, puesto que el 5 era imposible, dado que Medina jugó su aplazada con Rey por la tarde de dicho día. Si estuviera equivocado me gustaría que alguien me lo indicara.

En la imagen que sigue podemos ver a Arturito Pomar en unas simultáneas realizadas en Barcelona.

Arturito Pomar dando unas simultáneas de ajedrez en el local de Mundo Deportivo, Barcelona, 17 de mayo de 1943
Simultáneas de Pomar en el local de Mundo Deportivo
Barcelona, 17 de mayo de 1943
A la izquierda de la imagen, de pie, el padre de Pomar
Los cuatro primeros tableros de la izquierda -otro
quedó vació- fueron ocupados por (de izquierda a derecha):
Montserrat Puigcercós, Joana de Abràs,
Montserrat Asencio y Victòria Guinart.
Los que siguen son espectadores que no jugaron.
Las cinco sentadas a la derecha, desde el fondo, son: Glòria Velat,
Dolors Camats, Eustòlia Embaeff, Sofía Ruiz y Júlia Maldonado

(Foto: Archivo)


La siguiente imagen de Medina es un recorte de la que figura en el artículo sobre Manuel Tobella i Adroher, que pudimos leer hace tiempo en este mismo blog. Es del año 1946, fecha en que se jugaron un par de partidas en casa del Dr. Eduardo Monistrol y Sala, para celebrar la adquisición del inigualable juego de piezas que vemos en la fotografía. A quién no pudo leer en su día dicho artículo se lo recomiendo sinceramente, en la esperanza que su contenido no le defraudará.

Antonio Medina en 1946
Antonio Medina en 1946
(Foto: Revista Destino)

Y en la siguiente, un siempre elegante Antonio Medina…

El ajedrecista Antonio Ángel Medina García
Antonio Ángel Medina García
-en una foto con dedicatoria a Ricard Guinart Cavallé-

(Foto: Archivo)


La primera ronda, que contó con el arbitraje del marqués de Deleitosa, se jugó en la residencia del duque de Alba. Pomar, con problemas con el reloj tuvo que realizar trece jugadas en un minuto, fue derrotado por Rey Ardid, entablando Golmayo y Sanz. 


En el recorte de ABC que sigue figuran los resultados de la segunda ronda, el catalán Medina se impuso a Pomar en una reñida partida posicional donde Medina acabó imponiendo su gran fortaleza en el juego. El otro catalán, Sanz -había nacido en Martorell-, sucumbió ante el Dr. Rey Ardid, en una partida en la que el primero siempre tuvo las de ganar.

Recorte de ABC, 5 de enero de 1946
ABC, 5 de enero de 1946

Esta es la partida que Sanz no debió nunca perder ante el Dr. Rey





Para Golmayo parece que se terminaron sus etapas ajedrecísticas gloriosas y, al igual que Sanz, no consiguió ninguna victoria en este certamen. Quedaban muy lejos aquellos años de triunfos en la mayoría de torneos en los que participaba, así como los recuerdos de ellas, que motivaron un encuentro con el monarca español Alfonso XIII. De todas formas, aún se le vieron destellos de gran jugador. Su partida contra el Dr. Rey, de la tercera ronda, fue dura, con diversas alternativas, fases interesantes y, tras dos aplazamientos, firmaron tablas. Recuerdo que uno de sus primeros éxitos fue vencer en el Torneo Nacional de Murcia, que se celebró en aquel lejano 1927 (ver este artículo).
Golmayo con blancas lucha contra el Rey Alfonso XIII, Madrid, 18 de mayo de 1921
Golmayo con blancas lucha contra el Rey Alfonso XIII
Madrid, 18 de mayo de 1921
(Sentado, con las manos sobre las rodillas, Andrade, ministro de Maura.
A la izquierda de Golmayo, con una mano sobre el mentón, Cristino Martos.
Y en el centro, Ignacio Peñalver, hermano del conde de Peñalver)

(Foto: Gentileza de Jeroni Bergas Ferriol)



Y se llegó a la ronda final con un empate en cabeza. Tanto Rey como Medida habían sumado 2½ puntos… y ahora debían contender entre ellos. Era la mañana del 5 de enero en la que debían disputar la partida en casa de la duquesa de Santoña. A las cuatro horas se suspendió siendo reanudada por la tarde. Medina cometió dos errores importantes que Rey Ardid no dejó escapar. Más adelante comentaré dicha partida. Sucedió que el Dr. Rey, como reconoce en los comentarios que veremos al final, contaba que el peor enemigo que tenían sus adversarios no era él… ¡sino el reloj! Y comprobaremos, si analizamos sus partidas, que estos últimos siempre se equivocaban cuando estaban al borde del control. De todas formas, bastante hizo el Dr. Rey puesto que llevaba más de tres años retirado del ajedrez.


La otra pareja era Golmayo-Pomar, imponiéndose este último con jugadas brillantes por ambos lados. Dos jugadores que representaban dos épocas del ajedrez español.

Veamos las dos partidas en cuestión:

El ajedrecista español Antonio Medina
Antonio Medina
(Foto: Archivo)



Una muy buena partida de Pomar.

El ajedrecista Arturito Pomar
Arturito Pomar, el homenajeado
(Foto: Archivo)


Una opinión del Dr. Ramón Rey Ardid



Antes de pasar a los comentarios del Dr. Rey, en la imagen inmediatamente inferior vemos al Dr. Rey en los lujosos salones del Ateneu Barcelonès. En el blog del amigo Javier Cordero podréis ver una interesante reseña sobre este campeón de España que fue el Dr. Ramón Rey Ardid. Creo que pocas cosas puedo añadir a su contenido. Era su época de mayor gloria por sus continuas victorias ajedrecísticas y por haber arrebato en 1930 a Manuel Golmayo el título de Campeón de España, precisamente en esta misma ciudad. Ya comenté hace tiempo algo sobre estos campeonatos de España, que iniciaba con la victoria de José Sanz Aguado frente al Dr. Rey (ver este artículo).

Simultáneas de ajedrez del Dr. Rey en el Ateneu Barcelonès, Barcelona, 31 de enero de 1933
Simultáneas del Dr. Rey en el Ateneu Barcelonès
Barcelona, 31 de enero de 1933

(Foto: Archivo)


Una vez finalizado el torneo con el Dr. Ramón Rey Ardid ya de regreso a su Zaragoza, fue entrevistado por el corresponsal de la Agencia Alfil para que diera su opinión sobre su triunfo. Transcribo lo que dijo el Dr. Rey:


“Estoy muy satisfecho realmente porque he tenido una gran ocasión de jugar y también porque he ganado. Quizá no jugué tan bien como contra el señor Lupi, el campeón de Portugal, recientemente (*). La principal virtud de mi juego, esta vez, y en ello consiste el haber ganado ampliamente a todos mis contrarios, ha sido el haber sabido administrar perfectamente el reloj. Casi puedo decirle que la mayor parte de los que perdieron fue por falta de tiempo y esto se ha notado, especialmente, en el juego de Arturito Pomar.”



“Medina es el jugador que sabe llevar dignamente, vistiéndole bien, el título de campeón de España que ostenta. Creo que es de lo mejor que tenemos, así como Golmayo, a quien sigo considerando como a uno de los grandes valores españoles.”

“Sanz es el jugador duro de siempre. Arturito Pomar, en fin, es el caso extraordinario, dado su edad; lleva, desde luego, algo dentro y es un excelente jugador ya, con un sentido excepcional de la posición y puede llegar a ser un maestro de primera fila.”



(*) Rey se refiere al match a seis partidas sostenido contra el campeón lisboeta, Francesco Lupi, al cual venció por cinco a uno. He localizado tres de dichas partidas que he incluido en el pgn.

Otra opinión de Antonio Ángel Medina García




Medina hizo una recapitulación de todo lo que él había observado en el torneo. Y qué mejor que alguien que estuvo allí para conocer algunas de las curiosidades que se dieron.


“Este certamen ha sido uno de los más agradables que he jugado y como yo creo deben opinar los demás participantes. Teniendo por marco la regia mansión del ilustre aficionado que es la primera nobleza española, de cuyos labios hemos sabido las emocionantes partidas disputadas con otro insigne amateur: Lord Simon (ex Lord del Sello Privado o ex ministro), cuando era embajador de España en la capital que pronto nos prestará hospitalidad (*), y rodeados de costosos tapices heráldicos, armaduras, panoplias, con armas y corazas, valiosos cuadros y bustos de históricos antepasados, etc., parecía que volvíamos a aquellos tiempos medievales en que el ajedrez sólo era patrimonio de los grandes señores de la época.”



“Dado el matiz privado de la prueba, la concurrencia, por rigurosa invitación, ha sido selectísima. Sin necesidad de mencionar a nuestro generoso y hospitalario anfitrión, que ha seguido las partidas con enorme interés…”



(*) Medina se refiere al inminente Torneo Internacional de Londres donde participarían tanto él como Pomar.


Permitidme que haga un paréntesis para mostrar la excelente imagen que acaba de enviarme el amigo Jeroni Bergas Ferriol. Una imagen que recoge con todo esplendor el desarrollo de la partida entre Arturito Pomar y el Dr. Ramón Rey Ardid, con la plana mayor de todo el ducado. Y si la vista no me engaña, en la mesita de la izquierda figura una imagen de Winston Churchill. Debo recordar que el Duque de Alba fue embajador de España en Londres desde 1937 a 1945. (Podéis leer más en este enlace), aunque su lectura, que creo muy interesante para conocer al personaje, es posible que no guste a alguno de los lectores.

Partida de ajedrez Dr. Rey vs. Arturito Pomar, I Torneo Duque de Alba 1946
Partida Dr. Rey - Arturito Pomar
En el margen izquierdo, el Duque de Alba
y en el derecho, la Duquesa de Alba

(Foto: Original facilitado por Jeroni Bergas Ferriol)

…entre los más asiduos espectadores hemos observado a su hija, la gentilísima Duquesa de Montoro, a su hermana, la señora Duquesa de Santoña (en cuya morada jugué el día 5 por la mañana con el Dr. Rey para adelantar tiempo, puesto que ya tenía el billete de regreso para aquel mismo día a las 20 h.), el Marqués de Deleitosa (el principal organizador), su esposa, la señora Marquesa, el Marqués de Montecorto (presidente de la FEDA), el Marqués de Zurgena, la Duquesa de Fernán-Núñez, Marqués de Valdeiglesias y otros ilustres títulos que lamento no recordar, el ilustre escritor D. José Mª Cossío, el vicepresidente de la FEDA, D. Francisco Ojeda, el secretario, D. Vicente Lastanao (que ha tenido una activa participación en el montaje del Torneo, D. Manuel Fernando Balbuena, expresidente de la FEDA, los fuertes jugadores F. J. Pérez y Martínez Mocete (ahora avecindado en Madrid por razones de estudio), los cronistas y fuertes jugadores Juan Manuel Fuentes, Manuel de Agustín y Julio Ganzo.”



“Como se ve en el cuadro adjunto (?), el Torneo ha terminado con la victoria del Dr. Rey, que vuelve por sus fueros, reverdeciendo antiguos laureles, que no prodiga por su apartamiento del tablero, esperando sólo sea temporal. Efectos de esta inactividad han sido las difíciles posiciones que ha tenido en algunas partidas que supo sobrepasar con gran capacidad, fruto de su maestría, ayudado en parte por sus adversarios, que no supieron sacar provecho en los momentos críticos.”

“Pomar ha demostrado una vez más sus innegables dotes al vencer en estilo magnífico a Golmayo, sacrificando un peón por el ataque que le valió un punto. Su partida con Sanz fue muy interesante, siendo las tablas el premio justo a las complicaciones y pugna en ambos bandos. ¡Lástima que perdiera la partida con Rey, que tuvo en posición ventajosa, pero no es posible abusar del reloj (y hablo por experiencia) para obtener posiciones superiores, porque ocurre a menudo que después, con los apremios de tiempo se disipan las ventajas y se pierde la partida!”

“La actuación de Golmayo ha sido buena, teniendo sólo un fallo con Pomar que le costó la partida. Ha dejado una gran impresión de fortaleza de juego a pesar de sus bien llevados 66 años y su forzoso extrañamiento del juego oficial.”

“El veterano Sanz ha demostrado la gran tenacidad que le caracteriza a través de sus partidas con Golmayo y Pomar. Pudo mejorar su discreta puntuación de haber acertado a rematar su partida con Rey, que malogró por culpa del tiempo, después de haber emplazado un lento y fuerte ataque que en determinado momento pudo decidir fácilmente.”

“En cuanto a mí, estoy satisfecho de mi actuación o, por decirlo mejor, del curso de las partidas que me han dado gran confianza y ánimos en vistas del Torneo de Londres. Si no me hubiera empeñado en forzar la partida con Rey (que podía ser tablas por repetición de jugadas) no la habría perdido (para lo cual aún tuve que efectuar una serie catastrófica de malas jugadas) y habría empatado con él para el primer puesto imbatidos; pero los empeños locos han de tener su castigo “Quos deos perderé vult…”

“Lo ideal en este torneo habría sido jugarse a dos vueltas, pero obstáculos insuperables se oponían a ello. No obstante, ha quedado sembrada la semilla; porque ha despertado tal interés, que se tiene el propósito de organizar el próximo año, en el mismo ambiente aristocrático y señorial, un torneo similar de gran realce, concertado sin la improvisación y apuros de tiempo de éste lo que, a pesar de todo, no le ha restado ni un ápice de la enorme atención con que se ha seguido.”

Y otra más de Francisco José Pérez


El recorte que sigue es un buen artículo de Francisco José Pérez en Ajedrez Español…

Artículo de F. J. Pérez en Ajedrez Español sobre el I Torneo Duque de Alba 1946
Ajedrez Español nº 49
Enero de 1946


II Torneo Duque de Alba 1947



Un año después, en Zaragoza, organizado por la Agrupación Artística Aragonesa, tuvo lugar la segunda edición de este Torneo Duque de Alba, pero ya no tuvo la resonancia del primero. Pese a participar también el Dr. Ramón Rey Ardid, y no ser tan fuertes sus adversarios, no pudo alzarse con el título, que se lo llevó Armando Fernández Serrano, que totalizó 6 puntos de 7 posibles. Recibió de premio un magnífico banderín en cuero grabado y esmaltado, con el escudo de armas de la Casa de Alba, obra del artista aragonés Gil Sorilla.

Esta fue la clasificación final. 

Clasificación final del II Torneo Duque de Alba 1947
Clasificación final


La partida decisiva, que enfrentaba al Dr. Rey Ardid y Armando Fernández, se jugó en la penúltima ronda y causó gran expectación. Rey pudo simplificar el juego, fue a ganar una pieza… y perdió, a pesar que tuvo el desenlace a su favor en diversas ocasiones. Un error imperdonable en un campeón de España. ¿Exceso de confianza? Esta fue la fase final de la partida que, si bien casi no merecería ni comentarios, incluyo por la incidencia de su resultado.




Y esto es lo poco que he podido encontrar de todo lo relativo a este torneo (a través del amigo Álvaro Nepomuceno, a quién doy las gracias desde aquí, he conseguido una tercera partida que me faltaba, la de Pomar-Sanz). Es posible que alguien posea las dos partidas que no he localizado y que figuran en blanco en el pgn adjunto. Si fuera así, le rogaría las diese a conocer, bien directamente al rector de este espacio bien en los comentarios a este artículo.


También debo agradecer la buena disposición de los amigos Javier Cordero en atender mis peticiones, así como la de Jeroni Bergas Ferriol, con el envío de imágenes de sumo interés que espero que todos vosotros también sabréis valorar y agradecer. Y no quisiera olvidarme del amigo Antoni López Manzano, Gerente de la Federació Catalana d’Escacs, que siempre está a punto para cederme algunos ejemplares de Ajedrez Español de donde puedo tomar información.

Joaquim Travesset
16 de mayo de 2017

Cap comentari:

Publica un comentari